<We_can_help/>

What are you looking for?

>Sofia Moro
speaker_info

About The Speaker

Sofia Moro

Desde el año 2000 desarrolla su carrera profesional como fotógrafa freelance centrándose en el retrato editorial y desarrollando paralelamente proyectos más personales, que giran siempre en torno a una defensa apasionada de los Derechos Humanos. Entre sus trabajos destacan: Ellos y nosotros (Blume, 2006) realizado gracias a una beca Fotopres de la fundación “La Caixa” y expuesto en Mexico D.F en 2006. Órbigo, invierno (2007). por encargo del MUSAC. En 2008 completó Defensores, el testimonio obstinado, un proyecto en colaboración con Amnistía Internacional. En 2012, La Fábrica, edita un PhotoBolsillo sobre su trabajo.

Su último trabajo es un alegato contra la pena de muerte en el mundo que terminó en 2018 gracias a una Ayuda Leonardo de la Fundación BBVA recibida en 2016. El resultado fué un libro titulado ¿Quién merece morir? que se acompañó de una exposición en el Centro de Arte BOZAR de Bruselas en 2019 y otra en el Instituto Goethe en Madagascar. En 2021 el trabajo Cuidadoras, se ha expuesto en las calles de Madrid como parte del festival PHotoEspaña 2020.

Es colaboradora habitual de las revistas Vanity Fair y El País Semanal donde ha publicado más de un centenar de retratos y más de 20 reportajes de portada. Trabaja esporádicamente para otras publicaciones nacionales e internacionales. En 2010 ganó el primer premio del concurso Foto-Nikon, en la categoría de retrato. En 2019 resultó finalista en el concurso internacional Lens Culture portraits awards. En febrero de 2020, TVE-2 dentro de la serie “Detrás del instante” emitió un capítulo hablando sobre su trabajo.

Tiene obra en varias colecciones privadas, así como en la Colección La Naval de Cartagena y en la Academia de BBAA de San Fernando.

PONENCIA

QUERIDOS EXTRAÑOS

“El arte es peinar la realidad a contrapelo”

Walter Benjamin

La fotografía, al igual que el dibujo, es un método de conocimiento. Dibujando lo que está a la vista se toma conciencia de la forma y de su causa. Al fotografiar, como afirma Benjamin, trabajamos a la inversa. La realidad que tenemos delante la interpretamos, la ordenamos, la reducimos, la abreviamos hasta convertirla en una fotografía. Es en esa reducción, en esa interpretación hecha a base de decidir qué es lo que se muestra y cómo se muestra, donde radica lo que llamamos la visión fotográfica, que no es otra cosa que la representación gráfica de la opinión del fotógrafo.

Cuando enfrento las historias que quiero fotografiar, siempre acabo retratando a los protagonistas de las mismas.Todo me lleva al retrato. Por que retratar es comprender. Hay que enfrentar al otro con un interés genuino. Adentrarse en un juego de espejos que en el caso de los buenos retratos nos puede hacer llegar a dudar de quien es el verdadero protagonista de las fotografía ¿es el fotografiado o el propio fotógrafo? Las personas fotografiadas, al final, podrán verse como un reflejo fiel de la idea que tienen de ellos mismos o como algo lejanísimo a esa percepción. Pero esa interpretación es lo que hace a la fotografía tan fascinante como cualquier otra representación artística. Porque un retrato solo es bueno si extraña, si ofende, si nos atrapa, si nos transporta. En palabras de Richard Avedon “Un retrato no es una semejanza. En el momento en una emoción o un hecho se transforman en una fotografía dejan de ser tales para convertirse en o que ya no es un hecho sino una opinión. No existe la inexactitud en fotografía.

Todas las imágenes son exactas. Ninguna de ellas es la verdad”

TALLER

QUERIDOS EXTRAÑOS

Decía el escritor Josep Pla que todo adjetivo es una opinión sobre el mundo. Yo creo que las buenas fotografías deben serlo también. Hoy sabemos bien que lo interesante de la fotografía no radica en su capacidad para reproducir la realidad, sino mas bien en la interpretación que el fotógrafo hace de esa realidad utilizando el medio fotográfico: La fotografía como método de conocimiento y de manifestación personal..

Fotografiamos lo que conocemos o queremos conocer, lo que nos obsesiona y lo que nos interroga y queremos resolver. Y estas preguntas, esta búsqueda, que es diferente en cada uno de nosotros, es precisamente lo que nos conforma como fotógrafos, la esencia de nuestra fotografía, nuestra opinión sobre el mundo.

Este es el punto de partida de este taller en el que reflexionaremos sobre fotografía, centrándonos en el retrato fotográfico A la vez que iremos haciendo una serie de retratos de acuerdo con las decisiones que tomemos al comienzo del mismo. Intentaremos ahondar en nuestra visión fotográfica, en nuestras obsesiones y en nuestra manera de opinar o de expresarnos con la fuerza extraordinaria de la fotografía.